¿Con o sin lactosa?

0
977
leche

Una cosa son las ganas y otra el poder satisfacerlas, protegerse suele ser lo indicado; pero a veces los impulsos nos traicionan.

Con el devenir de los años, la intolerancia a la lactosa ha copado numerosos minutos en los medios de comunicación. Esto ha producido un efecto importante en la comunidad mundial. Algunas personas creen que es solo cosa de una estrategia de industriales que desean vender productos que son un gran engaño y que no cumplen con el beneficio que ofrecen, que es proveer de alimentos sin lactosa.

Es sabido que los medios la publicidad tiene un gran poder de seducción sobre la masa consumista del mundo; pero no deja de ser cierto que el problema de la intolerancia existe y tiene efectos muy negativos y desagradables en quien lo padece. Es muy probable que los industriales estén usando ese aspecto del problema para vender sus productos; pero eso no es ilegal. En todo caso lo ilegal sería que ofrecieran que el producto no tiene lactosa, cuando en realidad si la tiene, aunque sea en pequeñas proporciones.

La cuestión no es si la lactosa produce efectos indeseables o no, su efecto en el organismo está comprobado y es una realidad que produce indeseables manifestaciones en algunas personas. No en vano, muchas personas manifiestan incomodidades leves ante el consumo de productos derivados de la leche; pero están lejos de saber que es por la llamada intolerancia a ese componente. Lo atribuyen a otros aspectos en su dieta diaria o a malestares comunes. Algunas personas solo dicen que poseen un estómago débil y se conforman con no consumir ciertos alimentos o comerlos poco, tomarse algunos brebajes caseros para atenuar sus efectos o consumir antiflatulentos para aliviar la presencia de gases.

Cuando tu vida social se ve afectada

Solo cuando los síntomas se hacen intolerables, las personas acuden al médico porque su calidad de vida se ve afectada de manera importante. ¿Es importante ir al médico? Por supuesto que sí, el gastroenterólogo hará los exámenes necesarios para determinar si el problema es intolerancia a la lactosa y si eso es una consecuencia de otro problema más grave o solo es intolerancia, que como saben puede ser leve, moderada o aguda. Dependiendo del diagnóstico le indicará la dieta y le hará las recomendaciones que considere pertinente.

Es de suma importancia que, si presenta síntomas de intolerancia a los productos derivados de la leche, acuda al especialista para que, como he dicho, descarte cualquier otra enfermedad. En cualquiera de los casos, sabe que debe hacer cambios en su alimentación diaria y para eso siempre es importante que considere la opinión de un experto.

Vida SocialLa intolerancia a la lactosa no significa que no pueda consumir productos que la contengan. Deberá ir haciendo un seguimiento meticuloso de lo que consuma que le haga daño, así podrá determinar qué nivel de tolerancia tiene a esos alimentos que contienen lactosa.

Es probable que no sepa que hay muchos alimentos industriales que poseen lactosa, por lo que deberá leer la tabla de componentes de los productos que consume con regularidad para evitarlos. Algunos medicamentos tienen lactosa y pueden crear malestares, quizás no parecerá lógico que una pastilla anticonceptiva tenga lactosa, pero debe saber que la lactosa es usada en la industria farmacéutica de la misma forma en la que es usada en la industria de los alimentos, dado que permite que los componentes de esos productos se combinen mejor y además le otorgan mejor textura. Quizás en alguna ocasión se ha tomado alguna pastilla y ha sentido que le cae mal, si es intolerante a la lactosa es probable que su reacción obedezca a esa situación.

Lo que oculta el negocio sin lactosa

También debe saber que, por ejemplo, si es alérgico a la caseína, que es una forma de proteína presente en la leche natural, no debe consumir leche sin lactosa. La leche que indica que es libre de lactosa, pasa por un proceso en el que no se alteran las otras propiedades y componentes de la leche natural. Por lo tanto, el hecho de que sea libre de lactosa no significa que sea libre de caseína, así que tenga cuidado.

parejaSi en casa un integrante de la familia es intolerante a la lactosa y compran leche sin ella, no hay ningún problema en que esta sea consumida por el resto, como he mencionado, esta mantiene todas sus propiedades, de modo que toda la familia podrá consumirla sin ningún inconveniente.

Debes tener claro que toda la leche animal tiene lactosa y si lo que desea es bajar la ingesta de calorías no creas que lo lograrás tomando leche sin lactosa, no es para bajar de peso, es para permitirle a quienes no puedan digerirla adecuadamente una opción para que mantengan los nutrientes necesarios que posee la leche en su dieta. Algunas presentaciones poseen un nivel moderado de lactosa, mientras otras poseen concentraciones muy bajas, para que tenga una idea la leche en estado natural tiene 4,7 gr. por 100 ml.; mientras que una con baja concentración posee 0,1 gr. por cada 100 ml.

¿Crees que no hay cosa mal dicha sino mal interpretada?

El juego de palabras usado en la publicidad de las empresas que producen y comercializan productos sin lactosa, como es costumbre se acomoda para que dé cómo resultado una confusión a favor de quien vende. En el fondo los fabricantes buscan que los consumidores vean en sus productos la solución a sus problemas, los envuelve y los confunde para que terminen comprando. Y si alguien dice que no cumplen con lo que ofrecen, solo tienen que irse al texto original del mensaje y ciertamente no dice que sirve para bajar de peso; pero dicen que es light y la gente asume que light es menos calorías. Que los consumidores asuman que la empresa quiso decir que era bajo en calorías, no significa que la empresa lo haya dicho y con eso se salva la responsabilidad de la empresa.

Hay mucha gente que cree que el hecho de que el envase indique que no posee lactosa, significa que no contiene azúcar, la ignorancia de la población consumidora es aprovechada por quienes ofrecen estos productos, solo para vender más y funciona. Un asunto semántico que ayuda a vender mucho.

En el mercado hay de todo y no solo en el del negocio de los productos con lactosa o sin ella. La habilidad de los creadores de textos o frases que seduzcan a los consumidores potenciales está tan bien desarrollada en la industria publicitaria, que resultaría muy difícil que una demanda por engaño prospere. Solo les daré un pequeño ejemplo de lo que el lenguaje permite hacer: Seguramente ha escuchado esta frase; Guerra avisada no mata soldado y si lo mata es por descuidado. Lo que dice la frase literalmente es una mentira, nadie puede creer que en una guerra no se mate ningún soldado porque estos están avisados, siempre morirán soldados. No importa si estos están atentos o no; es una guerra. Aunque se puede disminuir el número de pérdidas humanas, siempre habrá muertos en una guerra. Pero ¿Qué es lo que todos entendemos? Que si anuncian que algo va a suceder; pues debes prepararte para que no te coja desprevenido. Si le dices esa frase del ejemplo a un niño para que la analice, seguramente lo hará literalmente; pero si lo haces con alguien adulto, entonces lograrás el efecto. Entonces para concluir con el ejemplo, si una empresa escribe esa frase; pero las personas entienden otra cosa ¿Crees que la empresa engañó a alguien o que tuvieron una interpretación errónea de lo dicho? Así trabaja la manipulación de las palabras para crear efectos en las personas en beneficio de quienes pagan el trabajo.

Mira esta frase: “para cuidar más su organismo”. ¿Es para eso? Si no eres intolerante a la lactosa, ¿te ayudará a cuidar más tu organismo? ¿En qué te ayuda? Esta primera afirmación es tan inexacta como: “la leche sin lactosa es más digestiva”. Es mentira, NO es más digestiva, solo permite a quienes son intolerantes a ella no presentar los indeseables efectos que ella le produce. Pero si tienes un problema intestinal de otro orden eso no te ayudará en nada. Solo le estás quitando un componente a la leche que no puede digerir quien no produzca suficiente lactasa para transformar la lactosa en azúcares más sencillos y que así el cuerpo pueda absorberlos más rápidamente.

Cualquier cosa por debajo del 2% de lactosa puede ser bien tolerada por la mayoría de los que tienen intolerancia a ella. Es obvio que no debe exagerar en las cantidades, porque, aunque la proporción sea baja, si consume mucho es seguro que la reacción llegará. Hay una generalidad que puede ayudar, y es que cuanto mayor es el contenido de grasa en los alimentos, menor es el contenido de lactosa. Por ejemplo, los quesos envejecidos tienen siempre menos lactosa que los quesos más jóvenes.

Como es sabido, la intolerancia a la lactosa no es algo con lo que necesariamente se nazca, así que puedes haber desarrollado un hábito de tomar leche desde que eras niño y tal vez seas de esas personas que no se pueden ir a la cama sin haber tomado una taza de leche caliente. Tal es el hábito, que quitártelo puede llegar a ser una verdadera tortura. De manera que puedes consumir leche que tiene agregada la enzima que ayuda a separar la lactosa en azúcares más sencillos. Este tipo de leche es una opción y se puede conseguir en muchos de los supermercados, solo notará una pequeña diferencia, que es un tanto más dulce que la normal.

Mucho cuidado

Hay dos elementos importantes a considerar en la dieta, la relación más grasa menos lactosa y la leche con lactasa añadida, que es mucho más dulce. Ambas cosas podrán mejorar su condición ante la lactosa; pero pudieran empeorar sus niveles de azúcar en la sangre o de grasa y eso no es nada bueno para una buena salud. Más colesterol malo y peligro de diabetes si el consumo es abundante y sostenido. Debe tener cuidado con las promesas que hacen los productos en su publicidad, a veces lo que ayuda en algo empeora otra cosa.

Las vitaminas y nutrientes que son proveídos por la leche pueden conseguirse en otros alimentos que son libres de lácteos y aunque no tienen calcio natural, si tienen muchas vitaminas y antioxidantes. La leche de almendras contiene magnesio y vitamina E. La de arroz tiene una importante cantidad de vitamina B12 y tiene una baja concentración de grasa saturada. La de coco, dependiendo como se consuma, puede llegar a tener un sabor cremoso como la leche de vaca, aunque posee mucha grasa saturada. Otras leches que se obtienen de vegetales pueden llenar el vacío de la leche natural que proviene de animales, entre ellas también conseguimos la de avena, la de cáñamo y la del anacardo.  Quizás no puedan ser aprovechadas para realizar todas las cosas que se hacen con la leche animal; pero es un paliativo saludable.