Galletas sin lactosa: Una mordidita

0
784
galletas

No hay nada como comerse algo que a uno le gusta mucho.

Uno de los aperitivos más deliciosos, para comer en la tarde es la galleta. Aunque la experiencia de comerlas viendo una película en casa también es muy placentera. Combinarla con algo de helado, de dulce o mermelada es un rico majar y cuando hace algo de frío su combinación con bebidas calientes como el chocolate es genial. Su textura produce una sensación muy placentera al morderla y masticarla, algunas son tan crujientes que a veces uno no puede parar de comerlas.

Pero, qué cosa que siempre hay un pero, a veces después de comerlas algunas personas pueden sentir malestares estomacales que con frecuencia son atribuidos a todo menos a las galletas. Cuando se es intolerante a la lactosa las galletas pueden golpearnos con dureza, puesto que son hechas con productos derivados de los lácteos. Para algunos comer pocas galletas no es problema, el problema se presenta cuando consumen una gran cantidad; pero hay quienes poseen una sensibilidad mayor a la lactosa y esos con una porción pequeña de galletas estarán en problemas.

intolerancia a la lactosaPara quienes son intolerantes a la lactosa, tanto las galletas hechas en casa como las industriales que conseguimos en cualquier supermercado, tienen derivados de la leche y por consiguiente poseen lactosa. Por fortuna hay opciones para hacer las galletas en casa y evitar que sus ingredientes tengan lactosa, eso sí sin  sacrificar los atributos organolépticos de esta deliciosa merienda, quiero decir, sabor, aroma, apariencia y textura.

En el campo industrial, hay en el mercado una cantidad interesante de galletas que le ofrecen al intolerante a la lactosa la alternativa ideal para que no se prive del placer de comerlas sin problemas. Las hay en las más variadas presentaciones, tamaños, sabores y marcas. Solo debe tener cuidado al leer los ingredientes que contiene, no confunda la lactosa con el gluten.

En el caso de las galletas caseras, que son parte de la conversación entre amigos y que cada vez están más de moda, allí no tendrá oportunidad de ver los ingredientes. Solo debe ser muy cortés al preguntar si poseen lactosa, para no ocasionar un desaire a quien nos las ofrece; es preferible preguntar que pasar por el desagradable momento que vivirá luego de comerlas si son hechas con lactosa.

Pero si es usted quien las hará para su consumo, entonces podrá servirse de algunas de estas formas de lograr comérselas sin problema alguno.

Prueba con esta y luego haces tu propia receta

batir

Estas galletas caseras no contienen lactosa, son muy ricas y además son muy buenas para quienes son de colesterol alto. Necesitas para poder prepararlas:

  • 75 gr aceite de oliva
  • 180 gr azúcar morena
  • 200 gr harina integral
  • 80 gr zanahoria rallada
  • 90 gr  de avena en hojuelas
  • un toque de canela (si lo prefiere)
  • media cucharadita de levadura
  • 30 ml de soja

Lo primero que debes hacer es precalentar el horno a 180 ºC, mientras mezclas el aceite con el azúcar, tamizas la harina con la levadura y se lo agregas a la mezcla.

Después de eso le echas zanahoria, la soja y mezclas. Puedes tomar como medida una cuchara sopera y haces bolas con la masa obtenida de la mezcla. Seguidamente aplastas la masa y si quieres puedes darle forma redondeada, cuadrada o cualquier otra forma, para lo cual puedes usar moldes.

Las colocas encima de papel vegetal, la introduces en el horno y en 15 minutos estarán listas. Si quieres usar otro vegetal en vez de zanahoria lo puedes hacer, no hay ningún problema con eso.

Compartir
Artículo anteriorHelados sin lactosa: Frías sensaciones