Helados sin lactosa: Frías sensaciones

0
935
copa helado

Encantador, delicioso, vigorizante, cuántas cualidades tiene el protagonista de este escrito que quiero compartir contigo.

¿En qué estabas pensando?  Si era en el helado acertaste. Su sola presencia en la mesa es majestuosa, seductora, el helado es una de las invenciones que más disfrutamos.

En los tiempos calurosos se hace nuestro postre favorito; pero aún con clima frío una salida para comer helados suele ser una escapada para compartir momentos gratos ¿Has ido alguna vez a comer helados con alguien que no te caiga muy bien? Seguro que no.

El helado es algo que buscamos compartir con quien nos hace sentir bien. De modo que no solo se trata de un asunto de comer un postre simplemente, se trata de una forma de socializar, de acercarnos más a otras personas que nos interesan. Por eso el helado es tan importante. Uno no invita a comer helado al jefe de la empresa, ¿verdad?, eso lo hace uno con los amigos o con los más que amigos o amigas, según sea el caso.

helado

Pero a veces esa invitación a comer helado, puede terminar en una mala experiencia para quien no es tolerante a uno de los elementos que lo componen, como lo es la lactosa. No se trata de algo que está de moda, es algo que de verdad causa muchas molestias a muchas personas. Nadie quiere estar compartiendo con alguien que le agrada y tener que dejarlo por presentar malestares estomacales. Afortunadamente existen helados que no poseen lactosa o cuando menos lo tienen en cantidades mínimas, que suelen no ocasionar efectos adversos a quienes son intolerantes al mencionado componente de la leche y sus derivados.

Por otro lado, hay muchos helados que no usan leche en lo absoluto y sus presentaciones son tan hermosas y atractivas como las de los helados que tradicionalmente vemos en fotos. No importa si estos son artesanales o no, ambos pueden contener lactosa. Es importante saber cuál es tu nivel de tolerancia a la lactosa; a veces ni siquiera es necesario que pidas un helado sin leche o sus derivados, que generalmente son de frutas, que también son muy deliciosos y nutritivos. Lo que si debes considerar, en caso que seas intolerante a la lactosa, es en la cantidad de helado que puedes consumir. Si eres intolerante moderado, puedes darte el gusto; pero sabes que debes medirte en el consumo.

Como merienda es maná, quiero decir, es como el manjar de los dioses, te recomiendo que aparte de comerlo en poca cantidad lo pidas sin sorbete, es decir, sin galleta. Estos conitos de galleta son muy sabrosos con el helado; pero esas galletas también son hechas con lactosa y desafortunadamente  no en todas las heladerías o restaurantes se ofrecen helados sin derivados de la leche, por lo tanto debes tomar tus previsiones. Así que pídelo en copa o en la tradicional tina o vaso. Te recomiendo no confiar del todo en quien te vende el helado cuando te dice que no tiene lactosa, si no hay una identificación en la que se certifique que tal aseveración es cierta.

Aquí te dejo un regalo para que te des un gustazo sin remordimiento y sin efectos secundarios para el intolerante a la lactosa.

Esto es lo que necesitas para disfrutar de la experiencia de comer este delicioso postre:

  • 250 ml de Leche de Vegetal, (almendras, soja, avellana, arroz coco)
  • 3 yemas de huevo
  • 20ml de nata para montar sin lactosa
  • 60gr de azúcar morena
  • Vainilla
  • 170gr de chocolate para postre.

helado sin lactosa

Ahora manos a la obra:

Hay que preparar la heladera o el envase. En el caso de que poseas una heladera solo debes seguir sus instrucciones.

Bate las yemas de huevo las claras y espera a que se haga cremosa la mezcla, agregas el azúcar, debes seguir batiendo hasta que se disuelva. Al mismo tiempo debes ir calentando la leche de almendra a la que le agregarás a vainilla, en esa mezcla derrite el chocolate; pero es muy importante que no dejes que la mezcla hierva. Una vez que se derrita el chocolate hay que comenzar a mezclarlo con la preparación del huevo, debemos hacer esto gradualmente a fuego lento.

Obtendremos una mezcla algo cremosa luego dejamos que se enfríe, hará más cuerpo y luego directo a la nevera, en un par de horas estará listo. Ahora es el momento de batir todo y lo echamos en el envase donde lo llevaremos al congelador. Podremos observar la consistencia de la mezcla y el tiempo variará dependiendo de si es hecho en una heladera o en un envase de vidrio.

Como puedes notar es muy fácil y su sabor, aroma y presentación irresistible seducirán tu paladar y el de tus invitados. Jamás notarán que no tiene leche.