You need to set up the menu from Wordpress admin.
nov 14, 2012
admin

Alimentos para combatir el frío

Los termómetros ya han empezado a descender de forma progresiva, anunciando la inminente llegada del invierno a nuestro país. A parte de llevar ropa de abrigo y hacer uso de los diferentes sistemas de calefacción de los que disponen nuestros hogares, la alimentación también nos puede ayudar a mantener el calor en los días más fríos de los meses que tenemos por delante.

A la hora de elaborar el menú para los meses invernales, lo más recomendable es volver a la alimentación que sabiamente seguían nuestros abuelos en épocas en las que la climatización de las casas era un lujo reservado para una minoría. Las recetas “de cuchara” en las que legumbres, verduras y tubérculos eran las protagonistas no sólo nos ayudan a seguir una dieta con un aporte nutricional equlibrado si no que, al servirse calientes, evitan que nuestro cuerpo se enfríe al ingerirlas.

Las infusiones también son una alternativa perfecta para entrar en calor cuando el frío, la lluvia y el viento se hacen presentes en el exterior. Gracias a la gran cantidad de preparaciones diferentes existentes en el mercado, se pueden encontrar sabores que harán las delicias de cualquier persona. Además, no olvidemos que pueden tomarse tanto solas como acompañadas de leche, limón y otros aromatizantes para conseguir nuevas combinaciones.

Las frutas de invierno aunque no sean altamente caloríficas son el aliado perfecto para prevenir algunas de las consecuencias de las bajas temperaturas. El aporte de vitamina C de naranjas, mandarinas o granadas ayuda a aliviar los síntomas de gripes y resfriados tan frecuentes en esta época del año.

Por último, no podemos olvidarnos de los frutos secos. Altamente recomendados en invierno gracias a su composición rica en proteínas, vitaminas y minerales asi como en ácidos grasos insaturados, que aportan energía de una forma saludable para nuestro sistema cardiovascular.

Y tú, ¿cambias tu alimentación en invierno para combatir el frío?

 

nov 8, 2012
admin

¿Eres búho o alondra?

Hay personas a las que les gusta levantarse pronto por la mañana y desarrollan la mayor parte de su actividad durante las primeras horas del día. Al otro lado se encuentran aquellos a los que les cuesta muchísimo madrugar y se sienten mucho más activos al llegar la tarde. Estas diferencias en la conducta entre un tipo de personas y otro en cuanto a la actividad a lo largo de periodos de la jornada están determinadas por las interacciones que se producen en nuestro cerebro. Dependiendo de como se relacionan la neuronas responsables de controlar el sueño y los ritmos circadianos tendremos más tendencia a despertarnos temprano (tipo alondra) o preferencia por trasnochar (tipo búho).

Varios estudios científicos han demostrado que el comportamiento de las personas está determinado por neurotransmisores que operan en función de los ciclos de luz y oscuridad haciendo que nuestro organismo esté más dispuesto a realizar tareas en unos momentos del día que en otro. Además de la luz, nuestros ritmos diarios están muy influidos por el número de horas que pasamos despiertos e incluso del tipo de alimentos que ingerimos.

Según los científicos un 30% de la población forma parte de los extremos en cuanto a los bioritmos. Es decir un 15% de los humanos presentan dificultades para permanecer despiertos por la noche mientras otro 15% son búhos extremos, cuyo rendimiento se ve afectado cuando deben madrugar de forma habitual.

Según expertos de la Universidad de Basilea, aquellas personas que son madrugadores sufren fatiga cerebral mucho antes que aquellos que prefieren trasnochar. Sin embargo, los tipo alondra suelen son personas más felices pues se despiertan de forma natural con la luz del sol y no son obligadas a levantarse para realizar su actividad laboral en contra de los ritmos que marca su organismo.

Y tú, ¿eres madrugador o trasnochador?

oct 31, 2012
admin

Receta de buñelos sin lactosa

En la últimas semanas muchos blogs de cocina en español nos han demostrado todo su buen hacer y su ingenio a la hora de preparar diferentes platos decorados con motivo de la anglosajona fiesta de Halloween que empieza a arraigarse de forma espectacular en España.

Si bien es cierto que la celebración importada de Estados Unidos tiene un tono mucho más lúdico y divertido que el tradicional Día de Todos los Santos en nuestro país, no por ello vamos a olvidarnos de nuestra propias tradiciones. Por esa razón en Blog Sin Lactosa hoy queremos compartir la receta de los deliciosos buñuelos y cómo prepararlos para que su digestión sea más ligera.

Los ingredientes necesarios para que toda la familia pueda degustarlos son:

– 1 litro de leche sin lactosa
– 150 gramos de manteca de cerdo
– 200 gramos de harina
– 6 huevos
– 1 pizca de sal
– Aceite para reír
– Azúcar para espolvorear.

 

La elaboración de los buñuelos no es complicada pero si laboriosa. Primero debemos mezclar en un recipiente la manteca (que habremos templado previamente), la leche y la sal. Esta mezcla se lleva al fuego hasta la ebullición. Retiramos del fuego y añadimos la harina poco a poco sin dejar de remover. A continuación, moviendo de forma constante, añadimos los huevos hasta que la masa tenga la consistencia adecuada.

Una vez preparada la masa, formamos bolitas con ella y las freímos en abundante aceite. Tras freírlos se dejan enfriar sobre una bandeja con papel para que se absorba el exceso de grasa y se espolvorean con el azúcar.

Cuando estén fríos se pueden rellenar de lo que más nos guste con ayuda de una manga pastelera: nata montada sin lactosa, crema, chocolate o trufa.
¡Que aproveche!

Foto: Juantiagues

oct 25, 2012
admin

Disfrutar de un spa en casa

La semana pasada hablamos en este mismo blog de cómo nuestro nivel de estrés influye en cómo percibimos el dolor. Desgraciadamente, el ritmo de vida de la mayoría hace que nos pasemos el día corriendo de un lado para otro y nos deja poco tiempo para cuidarnos. Sin embargo, si lo pensamos un poco, seguro que encontraremos un espacio para poder relajarnos preparando una tarde de spa sin movernos de casa.

El fin de semana es el momento perfecto para disfrutar de todos los beneficios de un tiempo dedicado a liberar la tensión acumulada de lunes a viernes, sin tener que preocuparnos por las obligaciones laborales. Convertir nuestro baño en un balneario particular no requiere de demasiados preparativos y es una actividad apta para todas las edades.

Comenzaremos por preparar la bañera. La llenaremos de agua caliente a la que podemos añadir unas gotas de aceites esenciales, sales de baño o unas bombas de espuma. Una vez tenemos todo listo y antes de sumergirnos, es recomendable adecuar la iluminación. Unas velas o lámparas de luz tenue nos ayudarán a crear una atmósfera relajante y, si además lo acompañamos de nuestra música favorita, no habrá ningún otro lugar en el que quieras estar.

Tras tomar ese relajante baño podemos continuar con nuestro tratamiento anti-estrés. Aclarar nuestra piel con agua fría, conseguirá activar la circulación en nuestras extremidades y tendrá un efecto tonificante sobre la musculatura.

Una vez nos hayamos secado cuidadosamente, podemos aplicar una loción corporal aromática adecuada a nuestro tipo de piel y envolvernos en nuestra toalla o albornoz. Completaremos la tarde sentándonos en nuestro sillón favorito a ver una película o leer ese libro que lleva tiempo en la mesilla mientras tomamos una infusión relajante o una buena taza de cacao con leche sin lactosa.

 

¿Se te ocurre un plan mejor para este fin de semana?

oct 19, 2012
admin

Relajarte ayuda a disminuir las molestias y el dolor

¿Alguna vez has tenido un dolor de cabeza y de forma instintiva has buscado un lugar donde poder descansar y relajarte? Este hecho es frecuente y se explica porque reducir el nivel de estrés ayuda a paliar el dolor. Y es que las capacidades de la mente humana son asombrosas. Gran cantidad de estudios han demostrado que la actitud que se tenga ante una enfermedad es un factor muy importante a la hora de que el tratamiento para la misma tenga o no éxito. Las condiciones generales de nuestro sistema nervioso y nuestro nivel de estrés también influyen de forma directa en cómo se comporta nuestro organismo ante las agresiones externas y la percepción de síntomas físicos se ve alterada de forma significativa.

Las experiencias clínicas demuestran que cuando una persona tiene un alto nivel de ansiedad por su vida diaria, su umbral de dolor disminuye. Esto provoca que unas molestias ligeras provoquen sensaciones muy negativas y sea más difícil aliviarlas.

Lo ideal sería que pusiéramos atención a nuestro nivel de tensión nerviosa de forma habitual descansando de forma adecuada y dedicando un tiempo a nuestro bienestar regularmente. Sin embargo, existen ocasiones en los que el estado de ansiedad es mayor y en esas ocasiones nuestro cuerpo puede dar signos físicos del estrés exacerbando el dolor que nos puede causar una mala digestión o un pequeño golpe.

Por todo esto, una recomendación de muchos profesionales de la salud es que se utilicen técnicas de relajación cuando se padece cualquier tipo de patología. Cualquier acción que consiga reducir el nivel de estrés ayudará a mejorar la sintomatología y a aliviar las molestias. En general, se aconseja dedicar tiempo a realizar actividades que nos distraigan, con las que disfrutemos y consigamos olvidarnos de la rutina y los problemas.

¿Qué es lo que consigue que te relajes?

Páginas:«1...16171819202122...47»